jueves, 12 de mayo de 2011

REMEDIOS CASEROS PARA CORREGIR LAS OJERAS




Las ojeras y bolsas aparecen debido a un exceso de pigmentación o de la congestión vascular en la dermis. La piel del contorno de los ojos es mucho más fina que la del resto del cuerpo y se deteriora antes. Las ojeras pueden llegar a estropear la mirada, darnos un aspecto de cansancio e incluso enfermizo. Las más marcadas ni siquiera se pueden corregir con maquillaje.  

Factores como la falta de sueño, el estrés diario y la genética influyen en su desarrollo. En el caso de las mujeres normalmente las ocasionan cambios hormonales del periodo menstrual y el embarazo, aunque otros factores que desencadenan su aparición son la deficiencia de hierro, enfermedades como el hipertiroidismo, problemas cardíacos, renales o inmunológicos, algunos medicamentos y por supuesto el envejecimiento.



 

CORRECTORES

Según el tipo de piel las ojeras presentan diferentes tonalidades. En las pieles más oscuras y expuestas al sol aparecen de color marrón. En pieles claras adquieren un tono más violeta. En pieles oscuras hay que corregir con colores beis dorados. En el caso de las pieles más blancas, hay que utilizar corrector beis más rosado. Cuando el color lila de la ojera es difícil de disimular, hay que optar por utilizar un  tono amarillento que neutralice el tono liláceo. 







CÓMO EVITARLAS


 Se recomienda dormir bien y con la cabeza elevada para el correcto drenaje y evitar la hinchazón, utilizar siempre protector solar en la zona y llevar siempre que vayamos a a estar expuestos al sol gafas protectoras. debe reducirse el consumo de alcohol, tabaco y sal en las comidas, así como aumentar la ingesta de líquido, preferentemente agua. El frío aplicado de forma localizada en la zona nos va a ayudar a reducir la hinchazón.


Como remedios caseros resulta muy efectivo el pepino frío colocado en el párpado, las rodajas de patata y también las bolsas de té verde, té blanco o manzanilla, para drenar, y si son frías mejor.





Si las ojeras son muy prominentes, se recomienda acudir a un especialista para que nos indique el tipo de tratamiento a seguir. Hoy en día existen una gran variedad de formas de combatirlas: cremas, parches, peelings, láser... etc.

Utilizar a diario una crema específica para el contorno contribuye a mantener la mirada fresca y joven, aplicada cuidadosamente mediante pequeños toquecitos. 

En cuanto al maquillaje, evita las sombras violetas o verdes, pues las acentuarán más. Es preferible utilizar tonos marrones.




UN POCO DE COACHING

La forma de mirar y la actitud son importante a la hora de comunicar. Una mirada segura, directa y sin complejos nos va a aportar la autoestima que necesitamos para tratar con cualquier persona en cualquier situación. Si no nos sentimos seguros, transmitiremos esa sensación a a nuestro interlocutor, y eso puede repercutir negativamente en la comunicación y dificultar la obtención de nuestros objetivos. No mirar a los ojos directamente, tener un comportamiento esquivo o agresivo... etc, incluso nos puede llevar a no decir todo lo que querríamos decir por falta de seguridad. Es necesario abrirse al diálogo siempre que se pueda, empezar con pequeñas prácticas en grupos, primero con gente conocida y más tarde con desconocidos (preguntando la hora o una calle, por ejemplo). Practica ese contacto visual y conseguirás mejorarlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada